miércoles, 11 de noviembre de 2009

CAPITULO VIII- comenzando la mentira de mi vida


CAPITULO VIII- comenzando la mentira de mi vida


Baje las escaleras de la cafetaria junto a las chicas, los chicos nos estaban esperando en la cafetaria para almozar, iraide enseguida se acerco a juanjo dandose un beso delante de todos, iraide se puso roja y los chicos comenzaron a silvar.

- juanjo e iraide, ¿ creo que me he perdido algo?-dijo laura.
- Si un poco- dije yo riendome.
- ¿desde cuando?- dijo Oriol.
- Dejar de hacer tantas preguntas- dijo juanjo
- Miralo se nos ha enamorado el papa- dijo Oriol, riendose- y ahora quien nos preparara el desayuno.
- No se, pero ya no mas, ahora es mio-dijo iraide abrazandolo, se le veia feliz.
- Iraide, les dejo una semana a la deriva y se me mueren de hambre.
- Oye que yo se cocinar- dijo Hugo ofendido.
- Bueno Hugo, calentar latas tambien se yo- dije mirandole, parecia que todo iva bien, no se habia dado cuenta de nada y tenia buena cara, como yo, me habia maquillado y no parecia que tuviera un hematoma en la cara.
- Al menos algo es algo, con tal de no morir de hambre.
- Yo tengo hambre- dijo laura.
- Que quereis comer chicas- dijo oriol.
- Yo uno de tortilla-dijo laura.
- Yo jamon con pimientos- pedi yo.
- Tu iraide.
- Yo nada, hoy tomare un zumo de naranja, estoy acatarrada.
- Marchando- se iva a por la comida cuando gritaron los chicos.
- ¡hey! Nosotros- grito Hugo.
- ¿Es que no sabeis pedir?-dijo con una mueca en la cara.
- Yo uno de tortilla y una coca-cola-dijo juanjo
- Yo uno de bonito, sin pimiento.-dijo hugo
- ¿algo mas?-dijo algo molesto.
- Si , que no tardes-dijo juanjo aguantando la risa.
- Iros…- se callo y se fue hacia la barra.
- Chicos, he estado pensando que este finde semana podriamos ir al pueblo, como hay puente.-dijo juanjo
- Es buena idea, pero… melisa anda atrasada con el trabajo de clase- dijo iraide.
- Iros vosotros, yo me quedare aquí estudiando.
- ¿Cómo?-dijo laura- de eso nada.
- Pero laura , como no me ponga las pilas no podre aprobar los de febrero- dije quejandome.
- Eso es una tonteria, seguro que apruebas chiquitina.-dijo Hugo, mientras me daba un beso en la frente.
- Hugo… has sido tu el que me ha dado el sermón de que tengo que ponerme al dia que sino no llegare a los finales.
- Si es verdad, pero hasta yo me equivoco, ademas un poco de descanso no nos vendra mal, cuando vuelvas, te ayudare a ponerte al dia.
- Hugo… para eso ya tengo a laura y a iraide.
- Si eso, que vosotros dos juntos no os concentrariais mucho-dijo juanjo.
- Juanjo…- le dio un codazo iraide ajuanjo.
- Vale , vale ya me callo
- Mejor-dijo iraide.
- ¿pero vamos a ir?-dijo juanjo
- Ir… ¿A dónde?- aparecio oriol con una bolsa llena de bocadillos y bebidas.
- Vayamos al jardin, y comemos alli.
- Juanjo a dicho de ir al pueblo estos dias que hay fiesta- dijo laura
- ¿si? Me parece buena idea.
- Vale, oriol esta de acuerdo, Hugo tambien, ahora faltais vosotras chicas.
- Me apunto-dijo iraide animada- lo que sea con tal de salir de aquí.
- Yo tambien, a donde vaya…
- Oriol, yo tambien voy-dijo Hugo en tono de vurla.
- Cari, dile algo a Hugo, se esta riendo de nosotros.
- Que quieres que le diga-dijo oriol, con cara de circustancias, todos comenzamos a reir.
- Melisa quedas tu- dijo juanjo.
- Bueno… me lo pensare.
- No vas a pensar nada, por que vas a venir-dijo iraide.
- Pero… he de estudiar-no queria ir, y no sabia como escaquearme.
- Ahora te da por estudiar, dejate, cuando volvamos nos ponemos las pilas, pero tu te vienes- dijo laura algo severa.
- Si mama-dije en tono de burla.
- Vamos todos, asi que … ahora tenemos que mirar donde podemos alquilar tiendas de campaña.
- Tiendas de que…- dijo laura.
- Anda hermanita, no me seas quisquilla.
- Juanjo, no me gusta dormir al aire libre ¿ lo sabes?
- Pero si no va a pasar nada.
- Y si dormimos todos en mi casa- todos me miraron- en mi casa hay mas que habitaciones de sobra para todos.
- Si por favor, todo menos acampar-dijo laura suplicante.
- Votos a favor- todos levantaron las manos menos juanjo.- juanjo somos mayoria , asi que dormiremos en mi casa.
- Si, si todo lo que vosotras digais, pero ahora hay clase, asi que a la tarde quedamos y hablamos que vamso a hacer.
- Hasta la tarde-me levante y me fui direccion a clase.
- Melisa- me llamo Hugo.
- Si
- Podrias venir un momento- dijo tendiendome su mano, yo dude en cojersela, pero los demas no podian saber nada asi que decidi serguir con mi actuación.
- Si claro- le di la mano, anduvimos un poco apartados y paramos.
- Mel, se que me has pedido tiempo y espacio, pero necesito saber que… como.. uff por que sera tan difícil.
- Hugo…
- Van a comenzar a pensar que pasa algo entre tu y yo.
- Hugo, eso no es verdad.
- Ya ni nos besamos.
- Te he dicho…
- Si , ya se que me has dicho que necesitas tiempo…
- Esta bien, delante de ellos actuaremos como una pareja normal, pero luego…
- Vale, te dare un respiro.
- Veo que te a quedado claro, asi que ahora me voy a clase que llego tarde- salir corriendo, no iba a llegar a clase de ico, y el profesor que daba esa asignatura era un hueso, entre con cuidado por la parte de atrás de la clase, mientras el profesor estaba escribiendo en la pizarra.
- ¿todo bien?- me dijo iraide
- Si, todo bien- le guiñe el ojo.
- Melisa, podria decirme cual es el resultado de esta suma en binario- dijo el profesor señalando lo escrito en la pizarra.
- Esto..- no sabia el resultado, no habia ido a clase en semanas y resulta que al profesor se le habia quedado mi nombre.
- Melisa… ¿sabe la respuesta?
- Esto…
- No tengo todo el dia..-dijo el profesor algo impaciente.
- (cero, uno, uno, uno)- me dijo iraide
- Si, es.. cero, uno, uno, uno.
- Muy bien, veo que aunque no ha venido a clase parece que a estudiado, me alegra- siguieo el profesor explicando.
- Gracias.
- De nada, pero ahora atiendo o te volvera a preguntar.- laura aranco un cacho de papel de mi cuaderno y escribio algo en el y me lo paso.


-¿TODO BIEN ENTRE TU Y HUGO?- escribio en el papel
-Si , solo era una tonteria-escribi yo, ella escribio .
- a la tarde de compras.
-vale- le respondi- iraide te vienes-le dije
-si claro, a la tarde.



Llevamos mas de una hora en el centro comercial, pero apenas tengo ganas de comprar ropa, pero he decidido serguir con esta farsa, mi vida con Hugo a de ser perfectar por eneko y por mi, es lo mejor y por ese niño que viene en camino.

- melisa, no pretendes comprar nada.- dice laura
- Me da a mi que prefiere ser perchero.- me mira iraide , pero yo le quito la mirada.
- No, si quiero pero es que no encuentro nada …
- No se hable mas, tenemos una mision- dice laura agarrandome de la mano – mision melisa.
- ¿Qué?- digo asustada, se que laura cuando se lo propone hace lo que
- quiere, y a puesto esa mirada de , a por todas.- espera… que aquí hemos venido por las tres.
- Si, pero nosotras hemos comprado muchas cosas y tu nada, asi que ahora te toca a ti.- mire a iraide con reproche.
- Gracias por ayudar – le digo seria.
- De nada, mira zara te gusta, entremos- dijo señalando la tienda, entramos y estaba lleno de gente, otra vez a enfrentarme con la pregunta del millon, ¿ me quedara bien?.
- Mira este, es bonito- dijo enseñandome un bestido blanco con tirantes negros.¡uf! Ese no me gusta- dije moviendo la cabeza.
- Vale y este- dijo iraide , enseñandome un bestido verde champan
- Para nochevieja …-dije un poco de mala gana.
- Venga ya, no seas asi, pon algo de tu parte- me regaño iraide.
- Vale, vale- empece mirando los stans, hasta que vi unos pantalones negros- me gusta estos.
- Confiscados- dijo laura quitandomelos de las manos.
- Voy a mirar si encuentro una camiseta.
- No cojas marron, que con eso no pegan.-dijo iraide, le sonrei y segui mirando entre las camisetas, hasta que vi un jersey blanco y negro, de rallas horizontales.
- ¿Qué os parace este?
- Perfecto, si$ quieres parecer recien salida de una carcel- dijo iraide.
- Me gusta, asi que laura confiscalo.
- Confiscado-me lo quito de la mano- pero mel… algo de color.
- Esta bien, mirare algo que no sea negro- segui mirando hasta que vi un abrigo rojo, era de cuatro botones en forma de cuadrado, con una evilla en la parte trasera del abrigo y cuello alto.
- ¿Qué os parece este?- dije mostrandole
- me gusta, es mas animado-dijo iraide.
- Yo a ese chaqueton le compraria unos pantalones blancos.
- Si, mira unos como estos- dijo iraide cojiendo unos- confiscados tambien- poco a poco los brazos de laura ivan descendiendo a cuenta del peso de la ropa.
- Creo que con esto bastara- dije mirando toda la ropa que habia comprado en zara.
- Si, por ahora- dijo laura, con meida sonrisa.
- Ha no, esa sonrisa la conozco, que andas tramando.- iraide la miro sonriente, algo escondian.
- No fastidies, iraide tu tambien, os habeis compinchado, ¿Cuándo?-dije quejandome.
- Anda calla y deja de quejarte-dijo agarrandome del brazo una por cada lado, parecia un presa sin salida, poco a poco pude adivinar hacia donde nos dirigiamos.
- ¡NO! DE NINGUNA MANERA, NO PIENSO ENTRAR HAY.
- Venga mel, sino te va a doler.
- QUE HE DICHO QUE NO-grite mas alto de lo normal, haciendo que la gente se girara.
- Anda no nos hagas un escandalo, un simple peinado no hace daño a nadie.
- Pero si odio ir a la peluqueria nunca salgo como quiero.
- Ya veras como aquí si, aquí tengo a una amiga- dijo iraide guiñandome un ojo- seguro que te gusta tu cambio- dijo entrando en la peluqueria.
- ¿cambio?-dije mirandola
- Si, después de cómo has estado estos dias, un cambio de imagen es lo que necesitas.- dijo laura.
- Pero si me gusta como estoy.
- Nos vamos a cambiar nosotras tambien, asi que no te quejes.
- Hola chicas, iraide esta todo listo.
- Hola Amanda.
- Haber tus debes de ser melisa- dijo señalandome.
- Si
- Iraide tenias razon, necesita un cambio urgentemente.
- Esta Yelco tambien, el se encargara del cambio junto conmigo- me miro a mi ¿yelco? , ¿Qué clase de nombre es ese?; entramos al fondo de la peluqueria y dos chicas nos cojieron las bolsas y los abrigos, después cada una de nosotras; nos sentamos en una silla cada una y se acerco un chico con Amanda que deduje que seria Yelco.
- Hola hermosuras- dijo yelco, un chico de pelo negro de media melena y con ojos claros, bastante algo y delgado.
- Hola- tan solo dije eso, no me gustaban los cambios, demasiados cambios habia soportado, ahora el pelo tambien.
- Haber chicas sabeis que es lo que queries.-dijo mirandonos sonriente.
- Yo si, irme- dije automáticamente sin pensar, todas se me quedaron mirando serias, menos eneko.
- Veo que aquí tenemos a alguien que no le gustan los cambios, ¿ no querida?
- No … no es eso… es que…- no sabia que decirle me estaba poniendo muy nerviosa y roja.
- No pasa naa querida, es normal, a todos nos cuesta hacer cambios, pero habeces es mejor, para quitar lo malo y comenzar con un nuevo aura.
- Yelco, a estado mala y a tenido una mala racha, es normal.
- ¿de verdad querida?, cuanto lo lamento, pero tu tranquila, me voy a encargar yo mismo de tu cambio, me lo tomare como un reto, se te ve que eres muy critica con tu pelo, asi que… manos a la obra.
- Yelco…- dije con miedo.
- Si querida.
- Esto…
- Anda habla cariño, no tengas miedo
- Solo un favor, no me cortes el pelo corto.- le mire fijamente y el apoyo sus manos en mis hombros.
- Por extraño que parezca a mi no me gusta cortar mas de lo becario asi que no te preocupes por eso, tu dejame a mi y veras como cuando sales, todo el mundo se te queda mirando.
- Toda tuya…- dije lo mas animada posible, iraide y laura se habian molestado tanto por mi, que no podia dejarlas asi, al ver mi respuesta laura y iraide sonrieron.
- Amanda, traeme el libro de los tintes y el atifaz.
- ¿antifaz?- dijo laura
- No espera, que sean tres.
- A no a mi no me pones un atifaz- dijo iraide.
- Si a ella tambien, o todas o ninguna- dije yo sonriendo.
- Bien dicho mel- dijo laura dandome un empujon en el hombro, iraide puso cara fastidio, Amanda aparecio con un libro grande y gordo y con tres antifaces, nos dio una a cada una, era gafas con ojos, me las puse y no se veia nada.
- Bien chicas, ahora colocaroslas y hasta que yo no diga, bajo ninguna circunstancia os quiteis las gafas, ¿a quedado claro?
- Si- dijimos las tres a la vez, me puse las gafas y me quede lo mas quieta posible, mientras sentia como me andaban en el pelo y lo que es aun peor cuando senti la tijera en el pelo, después de pasar un rato interminable, escuche decir a Yelco.
- Quitaros las gafas y no habrais los ojos- yo me las quite y no abri los ojos- iraide no hagas trampa, no habras los ojos.
- pero ¿ por que?
- Por que lo digo yo, y por que aun no he terminado- senti como empezaban a maquillarme la cara , abrieron un ojo y después el otro haciendome la linea sobre el ojo.
- Falta mucho- dijo iraide.
- No , ya esta todo, abrir los ojos- me mire a mi misma y no me reconocia, estaba guapisima y lo que es mas, me alegraba la cara.
- Yelco, eres… un artista-dijo iraide , la habia teñido el pelo de negro con reflejos rojos.
- ¿te gusta?-dijo yelco acercandose a ella.
- Estas de broma, ¿verdad?-dijo mirandole, deje de mirarla y mire a laura, estaba de rubia entera, ni ella misma se reconocia y es mas la habai cortado su melena larga haciendole media melena, con un flequillo de medio lado; vi como se miraba y dejo de mirarse en el espejo y se fijo en mi.
- Melisa, que cambio estas gauapisima.
- ¿de verdad?- dije animada, me mire en el espejo y vi , me habai ondulado el pelo y me habia hecho distintas capas con reflejos rubios, me habia hecho un flequillo hacia el lado izquierdo de mi cara, me gustaba el nuevo cambio.
- Estas distinta , te hace mas… nose- le vi nerviosa a laura, y me daba cuenta que los cambios no era su plato fuerte, que no le gustaban en absoluto.
- Mas mayor- dije sonriendo.
- Si , eso es- dijo ella.
- Chicas, de verdad conmigo a acertado de pleno, y contigo laura, ya veras cuando te vea oriol.
- ¡los chicos! Habiamos quedado con ellos para cenar en el pueblo, es tarde vamos a cambiarnos rapidas.
- Melisa tu tambien estas muy guapa.
- Iraide, tu cambio a sido radical.
- Y el tuyo, a sido tambien.
- No del todo, creo que me falta algo, pero no se que es- dije sonriendo.
- Chicas os falta cambiaros de ropa, al fondo teneis vestidores si quereis podeis cambiaros en ellos.-dijo yelco mostrandonos el camino.- chicas espero que no os haya molestado, pero he rebisado buestras bolsas y os he dejado lo mas apropiado para vuestros peinados, luego os dare una sorpresita que tengo, ahora entrar y camnbiaros.- una a una entramos en cada habitación a cambiarnos.




Tras salir de la peluqueria cada una de nosotras ibamos mirandonos las unas a las otras , iraide iva entera de negro con un vestido de colegiala negro con tacones de aguja blacos y con una chaqueta de cuero blanca, laura iba de color vercer un pantalón verde musgo, uan chaqueta de verde musgo y unas parisinas a juego con el jersey, y yo ia con un pantalón gris y uan camiseta olgada veis con los tacones negros.

-¡chicas!- escuchamos la voz de yelmo detras nuestra, nos giramos las tres.-¿a donde creeis que vais?
- con los chicos- dijo laura entusiasmada.
-no de eso nada, os falta una cosa.
-¿el que?- dije yo
-haber que os falta, fijaros bien
- creo que nada
-¿no? Y los pendientes.- me toque la orejas- si no os habeis llevado mi regalo, haber aqui teneis.

-gracias- dijimos las tres.
-que bonitos-dijo iraide, sacando unos pendientes en forma de estrella de plata, enseñandolos a todas, abri la mia eran unas perlas grises que colgaban de una cadena fina larga de oro blanco.

-gracias yelmo, son preciosos, pero como sabias que me gustaban las perlas.
-queria cuando llevas muho tiempo en esa profesion se sabe que es lo que le gusta a cada una.
-yelco, lo estaba buscando- dijo laura contenta, los de ella eran de nacar unas lunas de nacar blanco, bantantes grandes.
-chicas yo lo se todo, asi que haber poneoslos.- saque los pendientes de las caja y me los puse, las demas hicieron lo mismo- asi esta mucho mejor, anda juntaros- sijo mientras sacaba una camara del bolsillo- decir pa-ta-ta.
-¡pa-ta-ta!- y nos saco una foto.
- venga daros prisa que no llegais- le dimos un beso y nos fuimos corriendo al parking centrol comercial, teniamos que volver a la residencia cuanto antes o llegariamos tarde.


Al llegar a la residencia subimos a las habitaciones rapidamente, hacia nuestra habitación, iraide se fue direccion a la suya.
-daros prisa- grito mientras iba direccion a su habitación.
-corre- le dije a laura, los chicos estarian al caer, tan solo nos quedaban 15 miutos, 15 minutos para interminables en los que deberia hacer que quiero a alguien cuando en realidad le desprecio por ser como es.

1 comentario:

Brenda dijo...

nuu! xq lo cortaste, qiero saber q pasa :'(